Garantías de alquiler: ¿Cómo elegir la más adecuada para presentar?

Roberto Gómez
Por Roberto Gómez octubre 13, 2021

Garantías de alquiler: ¿Cómo elegir la más adecuada para presentar?

Las garantías constituyen un aspecto esencial al momento de alquilar un inmueble, tanto para propietarios como para inquilinos. Estas ofrecen un respaldo ante cualquier incumplimiento del contrato, lo que se traduce en tranquilidad y seguridad para la operación inmobiliaria.

En julio del 2020, con la llegada de la nueva Ley de Alquileres, el proceso de elección y presentación de garantías se regularizó. De esta manera, el inquilino debe presentar dos alternativas al propietario, entre las cuales este último podrá optar por la más conveniente.

Por su parte, el inquilino tiene la opción de elegir entre cinco clases de garantías. En esta nota, repasamos cuáles son esas opciones y sus características particulares para optar por la más adecuada para cada caso.

1. Seguro de caución

Esta primera opción es una de las más fáciles de conseguir para los inquilinos y más segura para los propietarios. El seguro de caución es un medio contractual a través del cual una compañía aseguradora se posiciona como respaldo para el inquilino.

El trámite para obtener esta garantía es muy sencillo y rápido e incluso, en algunas compañías como seguros de caución Iúnigo, puede hacerse de manera completamente online. De esta manera, podemos obtener nuestro respaldo para alquilar, sin la necesidad de movernos de casa.

2. Título de propiedad

Esta es una de las garantías más difíciles de conseguir puesto que, por lo general, las personas que alquilan no cuentan con otros inmuebles a su nombre. Sin embargo, antes de la sanción de la ley, era una de las más exigidas por los propietarios.

El título de propiedad, a pesar de que muchos piensan que se trata de un respaldo sólido, es una de las garantías más endebles. Esto se da porque pueden cambiar de condición a lo largo del tiempo de alquiler, perdiendo completamente su validez.

3. Aval bancario

Otra alternativa para presentar como garantía es solicitar un aval bancario. Aquí, es la institución bancaria la que respalda al inquilino durante el tiempo de alquiler.

Para obtener este aval, el inquilino deberá solicitarlo en su banco y aguardar a que se analice su capacidad de pago e historial crediticio. En caso de incumplir, el banco responderá ante el inquilino, pero le exigirá luego la reintegración del dinero.

4. Garantía de fianza

Esta es otra de las garantías más utilizadas por los inquilinos. En este caso, los garantes son terceros que asumen las responsabilidades ante cualquier incumplimiento del contrato. De esta manera, deberán responder económicamente si se demora el pago mensual.

Para poder responder, los garantes deberán demostrar contar con la solvencia económica necesaria. Esto dependerá exclusivamente del monto exigido por los propietarios o por la inmobiliaria intermediaria.

5. Garantía personal

Por último, los inquilinos pueden optar por presentar garantías personales. Si se trata de más de un inquilino, pueden sumarse los ingresos de las partes.

En estos casos, deberán acreditar su capacidad de pago mediante los documentos que se les soliciten. Entre estos comprobantes de solvencia, están el recibo de sueldo o el certificado de ingresos.

Roberto Gómez
Por Roberto Gómez octubre 13, 2021