Quilmes se queda en Primera y Facundo festeja con Cerveza

admnn17
Por admnn17 junio 18, 2013

El Cervecero empató sin goles frente a Godoy Cruz, pero eso ya es historia, porque lo importante para la gente de Quilmes es haber conservado la máxima categoría. El equipo de Omar de Felipe logró la permanencia en Primera A, sumando los puntos necesarios para ese importante objetivo.

Facundo Diz, jugador navarrero y cervecero, sin estar en el equipo pudo disfrutar desde muy cerca y saltar a la cancha sobre el pitazo final, para abrazarse con sus compañeros y sentir el apoyo de la gente, que acompañó en masa y coreó el nombre del club sin parar.

Más allá de los bueno y malos momentos que vive un futbolista de elite, hay que reconocer el tremendo esfuerzo que ha realizado este representante de nuestro pueblo, porque con más de 30 años pelea todos los días por un lugar en el equipo. Ha logrado jugar muchos partidos y este año convirtió goles que fueron importante para sumar en la dura pelea contra el descenso.

Quilmes vuelve a soñar, a planificar un nuevo año en la Categoría donde todos quieren estar. Facundo hará la suya, aún tiene contrato con el club pero tratará de seguir por el camino que más le convenga. Hoy tiene una familia formada, por la que trabaja con doble responsabilidad dentro del fútbol.

Facu ha sabido sobrellevar todo tipo de embates dentro de un deporte que le da oportunidades grandes a muy pocos. Él supo como llegar y lo más difícil, mantenerse, porque le sobra coraje, decisión, fortaleza, talento, amor propio, y tiene el escudo del pueblo clavado en su corazón. Por él y por su gente, nunca aflojó. Cuando muchos no logran resistir las presiones de un deporte que se ha vuelto un negocio cruel, Facundo salió siempre adelante. De pelear por un lugar en la B, recorrió el Nacional y saboreó la máxima categoría.

Quizás ni él sepa lo que ha conseguido. Pero la pregunta por ahí lo ayuda: ¿Cuántos lo han logrado?

Por todo lo conseguido, por el esfuerzo enorme, por dejar cosas importantes, por su media adolescencia y juventud, por lo que extrañó a sus seres queridos, por las noches de frío haciendo dedo, por los miedos de quedar sin trabajo, por volver sin sentirse frustrado, por su espíritu de Indio heredado de su padre, por el amor incondicional al fútbol y a sus seres queridos, por lo que no pudo abrazar cuando él quería, por esto y por mucho más, viva Facundo Ignacio Diz, mi representante deportivo, el de todos, el que defendí desde el 1º día, cuando quedó afuera de Independiente, el que cada vez que te cruza te da el mismo abrazo, dispara la misma sonrisa y te demuestra el mismo afecto de cuando era un niño.

Vamos Quilmes, aunque casi no me importa tanto como decir: «VAMOS FACU… ORGULLO NAVARRERO».

admnn17
Por admnn17 junio 18, 2013