Mochilas escolares y problemas de espalda

admnn17
Por admnn17 abril 25, 2013

PLAN DE SALUD FAMILIAR – Programa Médicos Comunitarios 

Los chicos cargan las mochilas con todo lo que quieren llevar: vianda, libros, carpetas, cajas de lápices, con una consecuencia terrible para sus espaldas todavía en formación.

“La carga excesiva de peso trae aparejados dolores en la cintura y en los hombros –advierte el Dr. Juan Pablo Guyot, traumatólogo especialista en columna del Hospital Universitario Austral–. El principal de los problemas asociados que podría llegar a darse es una degeneración discal temprana, es decir, que los discos se gasten prematuramente debido a un exceso de carga”.

Según datos internacionales, el porcentaje de alumnos en edad escolar con dolor de espalda debido a llevar mochilas varía entre el 20 y el 50%. Una investigación publicada en el año 2008 en la Journal of Pediatric Orthopaedics señala incluso que el 58% de los casos de dolor de espalda y de hombros en niños se debe a cargar bolsos pesados sobre la espalda

 

¿La opción más segura? 

¿Carritos o mochilas? ¿Bandoleras o carteras? Siempre se ha dicho que las mochilas son la alternativa más segura para la salud de la espalda, pero dependerá de las necesidades del alumno: la cantidad de libros, el tamaño de estos, el medio de locomoción del niño. “Idealmente, la mejor opción son los bolsos con rueditas, ya que se usa menos energía, pero esto no es viable si el niño tiene que caminar muchas cuadras, si viaja en colectivo de línea o si llueve”.

Los carritos también tienen desventajas: el esfuerzo se multiplica si hay que subir o bajar escaleras, y las muñecas de los chicos no siempre están preparadas para empujar mucho peso, lo cual puede dar lugar a la aparición de ciertas lesiones al llevar el hombro hacia atrás. Vemos constantemente por la calle chicos que tiran del carrito con un solo brazo extendido hacia atrás. Cuando la posición indicada es empujarlo hacia adelante

En cuanto a los bolsos de una sola banda, se desaconseja terminantemente: “Generan una alteración de la postura, que a su vez se asocia con un mayor dolor de cintura”.

La favorita, en conclusión, sigue siendo la mochila, siempre y cuando su peso sea llevadero para el niño. “Según estudios recientes, la mochila no debe superar el 15% del peso del alumno y en la actualidad una mochila promedio se encuentra entre el 22 y el 27% del peso”.

 

A la hora de elegir una mochila… 

“La mejor mochila es aquella que se adapta a la anatomía de la columna vertebral. Es decir, que se encuentra por encima de la línea de la cintura y con la mayor cantidad de superficie posible de contacto con la espalda”.

A la hora de elegirla, conviene fijarse en lo siguiente:

 

• Que esté debidamente acolchada en la parte que se apoya sobre la espalda.

• Que se apoye correctamente sobre los hombros y sobre la zona lumbar de la espalda.

• Que el peso no supere el 10-15% del peso del niño.

• En lo que respecta al tamaño, que sea igual o inferior a la espalda del niño.

• Utilizar siempre una correa o tirante para cada hombro (nunca dos correas sobre  un solo hombro).

• Es conveniente que incluya una correa que se ajuste a la altura del abdomen.

 

Es preferible que los padres ayuden a los hijos en la organización de las mochilas, para evitar que carguen cosas innecesarias o libros de texto que no usen en esos días.  Lo óptimo es que las escuelas brinden la posibilidad de ceder armarios para que los alumnos dejen parte del material.

Un médico especialista dijo que si se llevan mal pueden causar patologías pero si se usan bien corrigen malas posturas.

Y si de prevenir problemas de espalda se trata,  es igual de importante que “los alumnos mantengan una postura adecuada cuando se sientan en los bancos y que realicen

Fernando A. Torres

Terapista Fisico

Lic. En Kinesiologia y Fisiatria

MP 1926

admnn17
Por admnn17 abril 25, 2013