Infinitamente Gracias “NAVARRO” Pueblo Querido de mi Corazón!

admnn17
Por admnn17 abril 10, 2013

Carta de «Pastito» Traboni

Desde estas líneas quisiera presentarme. Mi nombre es Adrián Traboni y todos me conocen como «Pastito». Desde hace un tiempo atrás y hasta la fecha estuve atravesando un problema de salud, que obviamente terminó en una intervención quirúrgica.

El caso es que hasta que esto no me pasó, no me di cuenta en la clase de pueblo que uno nació, vive y trabaja.

En el momento que empecé con el problema todos los que me conocen empezaron a llamar, a ir a mi casa, a mandar mensajes por celular y por Facebook, aunque yo no tengo, leía los comentarios que hacían -hermosos y alentadores- y todo lo que la gente tenía a su alcance ofrecer, lo ha ofrecido, toda la ayuda que puedan imaginarse, y ¡¡¡Ahí!!! es cuando a uno le hace un click y no puede creer con la gente que uno vive, se cruza a diario, trabaja, e incluso equivocadamente piensa alguna tontería, y ahí es donde te cae la ficha, ¡¡Navarro¡! Es uno de los pueblos más solidarios y humanos que uno puede llegar a tener, por eso a todos aquellos que de una u otra forma comentan –uy qué mal me atendieron en el Hospital!- yo les digo que no fue mi caso, ahí encontré lo que fui a buscar, muy buenos profesionales y por sobre todo excelentísimas personas en lo profesional y en lo humano, por eso nombrar a alguno no sería un problema, olvidarme de alguien sí lo sería.

Igualmente necesito de todo corazón nombrar a algunos que desde el principio estuvieron conmigo, ellos son: Leo Ayoub -qué profesional!!!, siempre dispuesto y preocupado por mi problema- sin palabras. Para el doctor De la Cruz, excelentísimo profesional, fue el que me internó en el acto, viendo mi problema. Para mi Angel de la Guarda, la Doctora Marcela Soler, quien en todo momento trató de consolarme y de hacer todo lo que estuvo a su alcance para poder trasladarme. A los enfermeros, esos sí que están al lado tuyo para darte lo mejor de ellos y tratar de que nada te duela!!!. A los ambulancieros, que no hubo ni frío, ni tormenta, ni lluvia, ni paro, para poder llevarme a destino cuando fue necesario. A ellos muchísimas gracias de corazón.

 

No quiero dejar de lado lo más importante que tenemos en nuestra ciudad, al Señor Intendente Santiaguito Maggiotti, al director de Salud Doctor Pereyra, a Isabel Ispizua -la Vasca-, a Gladys Clavellino, empleada de Salud y amiga- que no hubo un solo lugar que dejara de llamar. A Melisa Diz que hizo poner una ambulancia a mi disposición para trasladarme. A ellos les estoy eternamente agradecido con todo mi corazón. Y ahora me toca lo más preciado que uno tiene en la vida, y que a raíz de esto, uno se da cuenta que lo que sembró en 44 años de vida, fue lo mejor que me pudo pasar, y no me di cuenta hasta que no atravesé este tema. Ellos son Mi Famila, Dios… qué puedo decir de ellos ¡!!!, empiezo por mis dos hijos ya hombres que desde el primer momento estuvieron conmigo, a mis dos hijos menores que son la luz del día a día: Ellos que se dieron cuenta que algo pasaba y me abrazaban y besaban todos los santos días (son un amor de hijos)…

Y ahora me quedo sin palabras para lo que Dios puso en mi camino de vida hace 23 años, que es el amor de mi vida, mi señora Paola, con la que formamos una hermosa familia. A ella le debo todo lo que soy, aunque a veces uno sin darse cuenta no valora la clase de mujer que tiene al lado, a ella que trabajó siempre a la par mía, le doy mil gracias por estar siempre a mi lado en las buenas y ni hablar de las malas. Creo que en este último mes aprendí a amarla como no la amé en estos 23 años, porque ahí te das cuenta a quién tenés a tu lado. El amor y el cuidado que me demuestra todos los días la hace mi Angel de la Guarda, para ella lo mejor de mi corazón. También quiero agradecer a toda su familia, que siempre estuvieron haciéndonos el “aguante” y cuidaron a nuestros hijos desinteresadamente. Ellos son: Beto, Marcelo, Miguel, María y Alejandra; para ellas dos un beso enorme que estuvieron conteniendo a mi hijo y a mi señora mientras me operaban. Quiero agradecer a toda mi familia con la que crecí: a mi hermano mayor que es y será mi hermano de fierro, mi compinche. A mi segunda mamá, Alicia, mi hermana mayor, que siempre me trató como a un hijo y no como un hermano, ella sabe que la amo y la respeto desde lo más profundo de mí. A Rosana que desde el primer momento me apoyó en todo, siempre fuimos compinches, gracias Rosi.

A Patricia, mi hermana menor, que fue la que primero supo de mi problema y al contarle lloramos juntos, una hermana re-piola, sin palabras… Para mis cuñados que desde que se enteraron siempre estuvieron conmigo: Edgardo, Luis, Adolfo y Myriam, siempre dispuestos, a ellos muchísimas gracias.

 

Y ahora quiero nombrar el mejor regalo que me dio la vida, mis hermanos elegidos, mis amigos.. y la pucha que hay!!!! Qué difícil es nombrarlos a todos!!!! La lista es interminable y aunque sea imperdonable olvidarme de alguno necesito nombrar a algunos de ellos, los demás no se enojen ¡! Los llevo en mi corazón ¡!! Obdulio… mi primer oreja, mi amigo del alma, con él he compartido todo, viajes, pesca, trabajo y sobre todo amistad. Siempre, pero siempre desde que supo lo que me pasaba se ofreció para todo lo que pudiera precisar, un abrazo infinito par él. A Miguel Echaniz, amigo único, me di cuenta que con él no nos une solamente el trabajo. Realmente nos une la Amistad. Héctor Caracoche… Qué puedo decir de él? Un capo, siempre llamando y ofreciendo lo que un amigo puede ofrecer!!! Gracias amigo!!!. Felo… qué amigo por Dios, siempre al pie del cañón!!! A Iris y Nilda, grandes amigas. A Norma, siempre preocupada por mi salud… y así podría nombrar a miles, pero me pondría muy melancólico y aburrido… por eso les doy las gracias a Juan, Eliseo, Eduardito, Jorgito, Daniel, Negro García, Macho César, Negro Díaz, Albano, Lito Iceta, Panica, Pilejo, una agradecimiento infinito a todos. A mi cliente y amigo que gracias a él pude llegar al Hospital San Martín de La Plata, Nolito Salviolo, quien no dudó un segundo en hacer el llamado que me guió hasta allí. Le doy las gracias por haber tenido ese gesto desinteresado, ya que gracias también a él estoy muy bien hoy. También agradezco mucho a todos mis clientes, sin palabras para ellos, ya que de una forma u otra estuvieron conmigo, a la gente de los pueblos vecinos que también me llamaron, gracias.

Por último quiero agradecer a todos los médicos, cirujanos y enfermeros del Hospital San Martín de La Plata –Qué profesionales, por Dios ¡!!! ,a ellos infinitas gracias.

Bueno… aquí termino con mis agradecimientos, pido disculpas si me puse muy pesado en mi relato, pero realmente, lo que puse en este escrito salió de mi corazón.

Los saluda muy atentamente,

Héctor Adrián Traboni (Pastito)

admnn17
Por admnn17 abril 10, 2013